¿Qué es la displasia de cadera en perros y cómo tratarla? - Clínica Veterinaria Vilavet
1461
post-template-default,single,single-post,postid-1461,single-format-standard,bridge-core-2.7.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive
 

¿Qué es la displasia de cadera en perros y cómo tratarla?

¿Qué es la displasia de cadera en perros y cómo tratarla?

¿Qué es la displasia de cadera en perros y cómo tratarla?

¿Qué es la displasia de cadera en perros y cómo tratarla?

Los perros son animales de compañía únicos que se han ganado la reputación de ser fieles y adorables. Sin embargo, no están exentos de padecer ciertas afecciones. Una de estas es la displasia de cadera, una condición que afecta a diferentes razas.

Pero, ¿qué es exactamente?, ¿cuáles son sus principales características y síntomas? A continuación, analizaremos los aspectos más importantes de dicho padecimiento y cómo puede impactar significativamente en la calidad de vida de nuestros amigos de cuatro patas.

Conociendo la displasia de cadera en perros

La displasia de cadera en perros es una enfermedad degenerativa de las articulaciones de cadera, en la cual la cabeza del fémur y la cavidad acetabular no encajan correctamente. Esto provoca un desgaste anormal de la articulación, inflamación y dolor.

Las características principales de esta condición incluyen la deformidad de la articulación, la laxitud ligamentosa y la formación de tejido cicatricial.

Principales síntomas

Los síntomas pueden variar en intensidad, pero los más comunes incluyen:

  • Dolor a la palpación en la zona afectada.
  • Cojera intermitente o persistente.
  • Caminar y trotar con balanceo de caderas.
  • Rigidez articular, especialmente después de periodos de inactividad.
  • Dificultad para levantarse o subir escaleras.
  • Atrofia muscular en la región afectada.
  • Cambios en el humor, como irritabilidad o apatía.

Si tu perro presenta alguno de estos síntomas, es recomendable buscar ayuda veterinaria inmediata. en una clínica de urgencias veterinarias 24h Vilamarxant estarán disponibles para ofrecer atención profesional a tu mascota en caso de que lo necesites.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo para la displasia de cadera en perros incluyen:

  • Genética: ciertas razas de perros tienen una predisposición genética a desarrollarla. Entre las más propensas encontramos el Pastor Alemán, Labrador Retriever, Golden Retriever, Rottweiler, Bulldog y San Bernardo.
  • Sobrepeso: el exceso de peso ejerce una presión adicional sobre las articulaciones de la cadera, acelerando el desgaste y la inflamación de la articulación.
  • Crecimiento rápido en cachorros: un crecimiento acelerado en los primeros meses de vida puede provocar un desarrollo anormal de la articulación de la cadera, contribuyendo a la aparición de malformación.
  • Nutrición inadecuada: una alimentación desequilibrada o deficiente en nutrientes esenciales para el desarrollo óseo y articular puede afectar negativamente la salud en la zona pélvica de los perros.

Grados de displasia en perros

La OFA (Orthopedic Foundation for Animals) clasifica la displasia de cadera en perros en cuatro grados:

  1. Grado leve: ligeros cambios en la articulación.
  2. Grado moderado: mayor laxitud y cambios óseos evidentes.
  3. Grado severo: articulación muy afectada, dolor y cojera.
  4. Grado grave: cambios degenerativos severos, dolor intenso y limitación severa en el movimiento.

Cuidados y prevención

Para prevenir y tratar el desarrollo anormal de la articulación de la cadera en perros te recomendamos seguir las siguientes sugerencias:

  • Mantener un peso saludable: el sobrepeso aumenta la carga sobre las articulaciones de la pelvis, exacerbando los síntomas de la malformación. Asegúrate de controlar la alimentación.
  • Ejercicio moderado: un programa de ejercicio adecuado, que incluya caminatas regulares y actividades controladas, ayuda a fortalecer los músculos alrededor de la zona pélvica. Mejorará la estabilidad y la movilidad de la articulación.
  • Dieta equilibrada y suplementos: una alimentación equilibrada, rica en nutrientes esenciales para la salud articular, junto con la incorporación de suplementos como condroitina y glucosamina, puede contribuir a mantener saludables las articulaciones y prevenir el deterioro.
  • Evitar el sobreesfuerzo y actividades de alto impacto: limitar las acciones que generen un estrés excesivo en las articulaciones, como saltos o carreras intensas, ayuda a proteger la cadera de lesiones adicionales y a prevenir el empeoramiento de la anomalía.
  • Consultar regularmente al veterinario: realizar evaluaciones periódicas con un veterinario especializado en ortopedia canina permite detectar tempranamente cualquier signo de disfunción. Este profesional ajustará el plan de tratamiento según la evolución de la enfermedad.

Siguiendo estas recomendaciones y manteniendo una atención constante a la salud y el bienestar de tu perro, es posible minimizar los efectos de la displasia de cadera y proporcionarle una vida activa y cómoda.