¿Por qué no arrancar el bigote a un gato? - Clínica Veterinaria Vilavet
1466
post-template-default,single,single-post,postid-1466,single-format-standard,bridge-core-2.7.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive
 

¿Por qué no arrancar el bigote a un gato?

¿Por qué no arrancar el bigote a un gato?

¿Por qué no arrancar el bigote a un gato?

¿Por qué no arrancar el bigote a un gato?

Proporcionar una buena alimentación e hidratación, cumplir con el esquema de vacunación de mascotas en Vilamarxant, así como asegurar que tu peludo se ejercite, son aspectos básicos para garantizar su máximo bienestar. No obstante, hay algo que nunca debes hacer: arrancar el bigote a un gato.

¿Qué pasa si esto ocurre?, ¿podría impactar de manera negativa en su calidad de vida? En las siguientes líneas responderemos detalladamente todas estas cuestiones, sigue leyendo.

Anatomía y función de los bigotes en los gatos

Los bigotes de un gato (o vibrisas), son pelos largos y rígidos que se encuentran en áreas específicas de su cuerpo, incluyendo alrededor de la boca, la nariz, las cejas y las mejillas. Estas estructuras sensoriales están arraigadas profundamente en el folículo piloso y se conectan a terminaciones nerviosas extremadamente sensibles.

Su función principal es proporcionar información táctil sobre su entorno. Actúan como receptores sensoriales que les permiten detectar cambios en el aire y en los objetos cercanos. Cuando un gato roza sus bigotes contra un objeto determinado, las vibraciones se transmiten a los nervios, ofreciendo datos vitales respecto a la textura, el tamaño y la ubicación de este.

Además de ser órganos sensoriales, también desempeñan un papel importante en la comunicación entre gatos. Durante el juego, la caza o el contacto social, los usan para transmitir señales sutiles a otros felinos, como indicaciones de calma o advertencia.

Impacto de arrancar los bigotes en los gatos

Arrancar los bigotes de un gato puede afectar su salud y bienestar. Debido a que estos son tan sensibles, eliminarlos podría causarles dolor y malestar. Además del sufrimiento físico, perderlos suele tener un impacto negativo en la capacidad de un minino para explorar y percibir el entorno que lo rodea.

Otro de los efectos más notables es el desequilibrio y la desorientación que puede experimentar un gato. Los bigotes le ayudan a mantener el equilibrio, especialmente en situaciones donde la visión es limitada, como en ambientes oscuros o en espacios estrechos. Sin estos pelos sensibles, pueden tener dificultades para juzgar la distancia y la ubicación de los objetos, lo que aumenta el riesgo de caídas.

Además, la pérdida de los bigotes definitivamente perturba el comportamiento natural de un gato. Muchos gatos dependen de estos para cazar presas. Sin ellos, pueden experimentar dificultades para capturar alimentos, y en consecuencia, es posible que aparezcan problemas relacionados con la alimentación y desnutrición.

Asimismo, su ausencia muchas veces provoca estrés y ansiedad en los gatos, ya que se sienten inseguros y vulnerables sin su capacidad sensorial completa.

¿Cómo actuar si tu gato pierde un bigote?

Si un gato pierde uno de sus bigotes, no hay necesidad de preocuparse demasiado. Estas estructuras pilosas eventualmente vuelven a crecer en unas pocas semanas. Pero, es importante entender que cortar o arrancarlos es una práctica que se debe evitar en todo momento.

Dichos pelos son esenciales para su percepción del entorno, así como para comunicarse con otros felinos. Debes saber que es normal que se caigan de forma natural, al igual que ocurre con el resto del pelo del gato.

La situación cambia si el gato pierde una cantidad significativa de bigotes, lo cual podría indicar problemas subyacentes. La pérdida excesiva de estos usualmente se relaciona con trastornos cutáneos como la dermatitis, o ser un síntoma de la presencia de parásitos externos como las pulgas.

En tales casos, es recomendable consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento apropiado. Asegúrate de abordar cualquier problema de salud subyacente para garantizar el bienestar general de tu minino.