Cómo Prevenir Problemas de Conducta en Cachorros - Clínica Veterinaria Vilavet
1436
post-template-default,single,single-post,postid-1436,single-format-standard,bridge-core-2.7.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive
 

Cómo Prevenir Problemas de Conducta en Cachorros

Cómo Prevenir Problemas de Conducta en Cachorros

Cómo Prevenir Problemas de Conducta en Cachorros

Cómo Prevenir Problemas de Conducta en Cachorros

La llegada de un cachorro al hogar siempre será razón de alegría y unión familiar. No obstante, tener una mascota también significa responsabilidad y cuidados, en especial cuando son pequeños.

Prevenir problemas de conducta desde una edad temprana es esencial para criar a un perro bien equilibrado y feliz. Ten presente que el Sistema Nervioso Central de los cachorros, desde que nacen hasta la llegada de su décima semana de vida, está en pleno proceso de captación de experiencias y se prepara para recoger y almacenar toda la información que hay a su alrededor.

Por ello, como veterinario Lliria hemos preparado una serie de consejos que podrán ayudarte a criar un peludo sano, educado y listo para socializar con el resto del mundo.

Consejos para prevenir problemas de conducta en cachorros

Sigue estos consejos para prevenir problemas de conducta en cachorros

Socialización temprana

La socialización es clave para prevenir problemas de comportamiento en los cachorros. Para ello, exponlo a una variedad de personas, lugares, sonidos y situaciones desde una edad temprana. Esto ayuda a que se acostumbre a diferentes entornos y reduzca la probabilidad de que desarrolle miedos o ansiedades en el futuro.

Un porcentaje importante de los problemas de conducta que se presentan en los perros se debe a la poca o inexistente socialización con otros animales o personas. Por eso, al verse expuestos de repente a entornos diferentes al habitual, la ansiedad y el estrés pueden causar efectos negativos en ellos.

Entrenamiento básico

Inicia el entrenamiento básico tan pronto como lleves a casa a tu cachorro. Enséñale comandos sencillos, pero esenciales, como «sentado», «quieto» y «ven» establece una base sólida para un comportamiento adecuado.

Estando en casa, quizás el principal problema de conducta que pueda presentar el peludito sea al momento de ir al baño, en las primeras semanas será común que haga sus necesidades en sitios poco adecuados. No pierdas la paciencia, pon papel periódico en varias zonas, y aprende a identificar cuando quiera ir al baño, para que lo lleves y aprenda cual es el lugar correcto.

Utiliza refuerzos positivos, como premios y elogios, para afianzar buenos comportamientos que relacione el ir al baño en el lugar correcto o responder a tus comandos con la galleta o premio.

Proporciona estimulación mental y física

Un cachorro con exceso de energía puede manifestar comportamientos no deseados, puede estar intranquilo, siempre estar alerta y moviéndose en exceso. Proporciónale suficiente ejercicio físico y estimulación mental.

Los juguetes interactivos y las actividades al aire libre son excelentes para mantener a los cachorros ocupados y evitar que busquen formas inapropiadas de liberar energía.

Establece rutinas

Los perros, especialmente los cachorros, se benefician de las rutinas predecibles. Establece horarios fijos para las comidas, paseos y tiempo de juego. Esto no solo ayuda a prevenir problemas de comportamiento, sino que también facilita el proceso de entrenamiento.

Es importante que estas rutinas sean acordes a tu tiempo libre. De esta forma, podrás dedicar un espacio de atención especial para tu cachorro y la prisa diaria de los quehaceres del hogar o el trabajo no creen una dificultad.

Maneja adecuadamente de la ansiedad por separación

Desde el principio, acostumbra a tu cachorro a estar solo durante períodos cortos. Esto ayuda a prevenir la ansiedad por separación, que puede llevar a comportamientos destructivos. Introduce gradualmente períodos más largos de soledad para que tu cachorro se sienta cómodo estando solo.

Esto es ideal si debes ir a trabajar y dejar al pequeño en casa solo. Trata de que los primeros días haya alguien que lo observe al menos dos veces al día, hasta que se adapte a tu ausencia y esté tranquilo en casa mientras regreses de tu jornada laboral.

Evita refuerzos negativos

No uses castigos físicos o métodos de entrenamiento basados en el miedo. Estos enfoques pueden tener efectos negativos en la salud mental y emocional de tu cachorro, empeorando las acciones negativas relacionadas con su conducta. En su lugar, enfócate en reforzar comportamientos positivos y redirige los comportamientos no deseados de manera positiva.

Visitas regulares al veterinario

Programa revisiones regulares al veterinario para garantizar que tu cachorro esté sano. Problemas de salud no detectados pueden contribuir a cambios en el comportamiento. Además, discute con el veterinario cualquier problema de comportamiento que pueda estar experimentando, la ayuda de un experto en el área siempre será fundamental para impulsar rutinas de vida saludable.

Paciencia, consistencia y dedicación son la clave para evitar los problemas de conducta de tu cachorro. El entrenamiento y la socialización forman parte importante del proceso de educación de un compañero peludo, feliz, equilibrado y bien portado.

No olvides que cada cachorro es único, por lo que te recomendamos ajustar estos consejos según las necesidades individuales de tu mascota.